Conéctate con nosotros

Hola, que estas buscando?

Opinión

«Todo va bien, todo va bien», pero nada va bien

SERGIO MONTES RONDÓN

El título de la columna es una paráfrasis de un texto bíblico en el libro del profeta Jeremías que pretendo explorar en relación con la crisis sanitaria y educativa que vive Bolivia a raíz de la pandemia de la Covid-19 y la (in) acción del Gobierno.

El contexto de la frase es del siglo VII a.C., y está en relación al anuncio de la inminente invasión del imperio babilónico sobre el reino de Judá,  reinando Joaquín en ese territorio . Ni la reforma de Josías, ni los intentos de cambio o los discursos de falsos profetas lograron revertir la situación de corrupción generalizada y desviación de la Ley religiosa en la que habían caído los líderes del pueblo elegido de Dios, y que fue advertida y denunciada constantemente por Jeremías, hasta que sobrevino la catástrofe.

El texto de la Biblia, que corresponde al reclamo y la denuncia del profeta, dice: “Tratan por encima las heridas de mi pueblo, dicen que todo está bien, cuando todo está tan mal” (Jer. 8,11) y más adelante “esperábamos prosperidad, pero nada bueno nos ha llegado. Esperábamos salud, pero sólo hay espanto” (Jer. 8, 15), en la versión de la Biblia Dios habla hoy. Mientras que en la traducción de la Biblia del Peregrino el texto reza: “Pretenden curar por encima la fractura de mi pueblo diciendo: Marcha bien, muy bien; y no marcha bien (…) Se espera mejoría y no hay bienestar, a la hora de curarse sobreviene el delirio”.

Las lecciones de vida de distintos procesos históricos deberían ser eso: lecciones, para que como sociedades mejoremos. No obstante, es tal vez lo que menos hacemos. Jeremías critica la postura de los líderes político-religiosos y al coro de sus falsos profetas porque quieren hacerle creer al pueblo ante una posible arremetida de Babilonia que todo va bien, que no es para tanto, que las cosas pasarán, “hay que aguantar nomás”. Ese escenario lo tenemos hoy instalado en el país.

Primero porque la gestión de comunicación de la crisis sanitaria es poco menos que desastrosa (y eso que aumentaron 50 millones de bolivianos al presupuesto del Viceministerio de Comunicación), pues no genera confianza, no es clara y directa, no se transparenta mucha información necesaria para evaluar la situación de la Covid-19, no se informa sobre cuál es el plan de vacunación, etcétera. Todo se reduce a hacer propaganda de las bondades del Gobierno.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

No hay suficiente oxígeno medicinal hace varios días, hay alta demanda de medicamentos que no se encuentran por ningún lugar, las camas de unidades de terapia intensiva no alcanzan para pacientes críticos, no hay suficiente personal de salud, no se lo recontrata y en algunos casos ni se les paga sueldos.

Frente a esa realidad, la gente que la padece  ¿es gente enloquecida, dada a mentir para hacer quedar mal a los buenos gobernantes?, ¿se está inventando el dolor y la aflicción? Y los puntos de vacunación que no continuarán ¿se inventan que ya no hay dosis para vacunar?

Pero para el Gobierno todo va bien,  no falta el que dice que no falta nada; las esperanzas de soluciones, en muchos casos, sólo se encuentran con el espanto de saber que no hay respuestas a sus necesidades.

Y sobre la educación ¿qué se puede decir?, ¿que todo va bien?, ¿que los más de tres mil docentes y administrativos contagiados son una anécdota tangencial? Por otra parte, de febrero a mayo ¿cuál fue la asistencia real a clases?, ¿aprendieron algo los estudiantes o todo fue nivelación, bajo la consigna de que vamos a salir adelante? Y más a fondo ¿tiene idea el Ministerio de Educación, las direcciones departamentales y distritales, de las condiciones tecnológicas reales y efectivas en que pasan clases miles de estudiantes?, ¿que lo del internet en el país no es como imaginan en su delirio? O de pronto, ¿la ya deficitaria infraestructura educativa se convirtió en una maravillosa infraestructura tecnológica, por efecto de la pandemia?

En fin, no es responsable de parte de las autoridades hacer como si nada pasase, acusar a unos y otros de sus propias falencias y aparentar que todo va bien, cuando en realidad casi nada va bien; los nuevos casos y las muertes suben día a día ante la inacción estatal.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

 

Sergio Montes Rondón SJ es jesuita, teólogo y director de ANF.

Fuente: PÁGINA SIETE

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Gobierno

Las aguas convirtieron las calles en ríos e inundaron decenas de viviendas.

Culturas

El objetivo es comunicar un Gobierno de todos y un Estado con todos, además de uniformar el lenguaje comunicacional oficial.

Culturas

Representantes del Ministerio de Salud y de los médicos intensivistas del país acordaron este sábado encarar un trabajo conjunto.

Gobierno

Se realiza una capacitación al personal policial para el correcto uso de la ivermectina y otros medicamentos para luchar y prevenir esta enfermedad.

© 2021 Tendencias Noticias Bolivia. Sitio desarrollado por Creando Web Consulting.