Conéctate con nosotros

Hola, que estas buscando?

Sociedad

Fin de la era Merkel, la canciller que extirpó la ideología de la política

Angela Dorothea Merkel (Hamburgo, República Federal de Alemania, 17 de julio de 1954) es canciller de su país desde 2005. Física, con formación en teología e idiomas, fue la primera canciller mujer y la más joven mandataria en la Alemania de posguerra. Admirada y criticada, Merkel captó la atención del mundo desde que llegó a la Cancillería alemana, y con el tiempo fue bautizada como la “Dama de Hierro”, por su política firme y liderazgo incuestionable en la Unión Europea.

Merkel se doctoró en física en la Universidad de Leipzig, donde realizó sus estudios entre 1973 hasta 1978. Ese año, tras concluir sus estudios, comenzó a trabajar en el Instituto Central de Química Física de la Academia de Ciencias de Berlín. Su tema de estudio es la química quántica.

Según el periodista Ander Cossim, Angela heredó de su padre, un pastor luterano, un estilo “autoritario y estricto”, capaz de poner firme a su gabinete con su tono de voz.  Sus padres fueron el teólogo Horst Kasner y la profesora Herlind Jentzsch, hija del político Danzig Willi Jentzsch. El 7 de julio de 1957 nació su hermano Marcus, y el 19 de agosto de 1964, su hermana Irene.

Su madre fue miembro del Partido Socialdemócrata de Alemania y brevemente sirvió como miembro del Concejo Municipal en Templin tras la reunificación alemana. Tiene ascendencia polaca a través de su abuelo paterno, el policía Ludwig Kasner. Su padre volvió voluntariamente a Berlín del Este cuando ella tenía tres meses, por lo que Angela creció en la Alemania comunista.

Gracias a su padre, la familia no sufrió como otros los rigores de la Alemania comunista y tenían acceso a medios de comunicación occidentales y a un cierto bienestar. Excelente estudiante, ingresó en las juventudes comunistas y aprendió ruso. Merkel dijo alguna vez que “desde muy joven tuve claro que la Alemania del Este no podría funcionar”.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

La austeridad, el esfuerzo y la discreción fueron las consignas bajo las que la educaron en casa, valores que siempre acompañaron su modo de gobernar y que confirman que Merkel es fiel a lo aprendido.

En 1977, siendo estudiante de física, se casó en la capilla St. Georg, en Templin, con Ulrich Merkel, también estudiante de física, del que tomó su apellido. El matrimonio terminó en divorcio en 1982.

Su segundo marido es el químico cuántico y profesor Joachim Sauer. Se conocieron en 1981 y se hicieron pareja para terminar casándose el 30 de diciembre de 1998. Ella no tiene hijos, pero su marido tiene dos de un matrimonio anterior. Sauer es conocido como “el fantasma de la ópera”, porque solo se le ve con ella una vez al año, en el Festival de Bayreuth.

Angela es muy aficionada a la jardinería y le encanta cocinar mientras escucha música clásica. Además, es fiel seguidora del Borussia Dortmund.

La sobriedad se expresa también en su vestuario. La canciller que vino del frío predica y exige moderación, mesura, ponderación, viste sencillos pantalones negros y sobrias chaquetas. Además, la jefa del gobierno alemán hace sus compras en el supermercado del barrio.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

Gerd Langguth, biógrafo de la canciller, escribe: “Algunos germano-orientales la consideran una germano-occidental, pero para la mayoría de los del Oeste sigue siendo una del Este”.

La enigmática Merkel, además de ser celosa de su vida privada, cumple a diario una de las reglas de oro de su padre: hay que separar la vida e ideología personal del oficio.

Su pragmatismo, tan laureado por unos, es muy criticado por otros. Políticos, expertos, analistas afirman que la canciller no es capaz de hacer planes a medio y/o largo plazo. Lo suyo es gobernar hoy para lo inmediato.

Angela Merkel se lo ganó todo a pulso, pero la suerte le ha acompañado también. A los 35 años contempló la caída del Muro de Berlín y decidió repentinamente sumergirse en el mundo de la política, dando inicio a una carrera meteórica.

“La atmósfera había estado tensa durante días, yo pensaba que algo iba a pasar, y había oído el anuncio en la televisión de que las fronteras se abrirían, pero era jueves y el jueves era mi día de sauna, así que allí es donde estaba”, contó hace años al diario británico The Guardian.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

La actual canciller alemana fue portavoz del gobierno del presidente Lothar de Maiziere, ministra de Mujer, ministra de Medio Ambiente y presidenta del grupo parlamentario de la Unión Cristiano Demócrata (CDU). Es considerada una de las grandes líderes de la Unión Europea.

Ejerce, a la vez, como diputada del Bundestag, Cámara Baja del Parlamento alemán, donde representa a un grupo de distritos que incluye los de Pomerania Occidental y Rügen, así como la ciudad de Stralsund.

Helmut Kohl, padre de la reunificación de Alemania, y que fue canciller de Alemania entre 1982 y 1998, fue su mentor político. “Fue una suerte para nosotros los alemanes, cambió mi vida de manera decisiva. Quedará en nuestra memoria como un gran europeo, como el canciller de la unidad del país”, decía Merkel tras el fallecimiento del líder.

Merkel fue la protegida de Kohl en política luego de la reunificación del país, pero en 1999 terminó sucediéndolo al frente del partido conservador, la CDU, al término de una batalla interna. El canciller nunca se lo perdonó.

Tras su  elección como  presidenta de la CDU en 2002, el 22 de noviembre de 2005, la democristiana se convirtió en la primera canciller de Alemania consiguiendo un acuerdo con los socialdemócratas para formar gobierno de coalición, obtuvo 397 votos a favor, 202 en contra y 12 abstenciones. Sucedió en el cargo a Gerhard Schroeder, quien fue canciller durante siete años hasta su derrota en las elecciones de 2005.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

Personaje y líder influyente

En 2015, la revista estadounidense Time la eligió persona del año. Angela recibió el premio por el que también estaban nominados, entre otros, el magnate Donald Trump y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Time escogió a la canciller Merkel “por su gestión de la crisis europea, la actitud de Alemania para acoger a refugiados” y por “mantenerse firme ante la tiranía y el oportunismo y por proporcionar un liderazgo moral inalterable en un mundo donde escasea”.

También en 2015, Merkel encabezó, por quinto año consecutivo, la lista de Forbes de las 100 mujeres más poderosas del mundo, donde se destacaban también Hillary Clinton, Dilma Rousseff, Cristina Fernández y Beyoncé.

En julio de 2017, el parlamento alemán aprobaba un proyecto de ley que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo, a pesar del voto en contra de   Merkel, que dijo:  “Para mí, el matrimonio es, según nuestra Constitución, una unión entre un hombre y una mujer, es por ello que he votado contra el proyecto de ley”.

Solucionar problemas y no discutir

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

Matthew Qvortrup, autor de Angela Merkel, Europe’s most influential leader, dijo esta semana a El Confidencial que los líderes exitosos siempre quieren solucionar problemas y no ganar discusiones.

“Necesitamos a gente que quiera resolver problemas y no populismo barato de todas las ideologías, porque, si lo piensas, ¿qué ganas cuando ganas una discusión? Merkel extirpó la política de la política. Y tan solo se quedó con la gestión. Para bien o para mal, eso es Merkel. Mi opinión es que con los tiempos que corren igual queremos más policy y menos politics”, dice Qvortrup.

Una de las frases de Merkel: “Siempre he pensado que la política se basa en resultados”, es destacada por Qvortrup en su libro.

“Esa frase comprime toda su forma de entender la política. Y ha sido muy criticada por ello. Ha extirpado la ideología de la política. En inglés, distinguimos entre ‘policies’ (distintos tipos de políticas públicas) y ‘politics’ (la política). Ella es una policy person, no le interesan las batallas ideológicas. Seguramente por su culpa la política alemana estos últimos años ha sido más aburrida que de costumbre”, dice a El Confidencial.

En España, agrega, mucha gente se ha interesado por la política por lo ocurrido en Cataluña. O en Reino Unido con el Brexit. “¿Es bueno siempre interesarse por la política? Depende de cómo lo hagas. En esta última década, la política se ha convertido en fútbol y Merkel ha conseguido que en Alemania se parezca menos a un partido que en el resto de Europa. Y por eso ha sido tan exitosa. Pero también el motivo de que pueda haber problemas ahora en Alemania con su salida”.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

¿Cómo es posible que Merkel haya aguantado tanto tiempo al timón de Alemania? Según el autor del libro, es normal que los líderes alemanes aguanten más que en otros países porque su sistema está diseñado para tener, por encima de todo, estabilidad. “Que haya aguantado tanto lo explica el hecho de que ella ha convertido el CDU en un partido menos conservador de lo que solía ser. De una forma u otra, ha robado votantes al resto de partidos. En fútbol, al igual que en política, si controlas el mediocampo controlas el juego. Y Merkel siempre lo ha tenido claro”, dice Qvortrup.

Merkel es una gran negociadora. Nunca ha tenido una mayoría absoluta y ha conseguido llegar a todo tipo de acuerdos y ha influido mucho en el rumbo de la UE porque el resto de líderes se fían de ella. “Merkel siempre ha hablado con autoridad, tiene una habilidad extraordinaria para negociar a través de un entendimiento racional del problema y ha triunfado como líder a largo plazo porque nunca ha buscado ganar ninguna discusión. Esa es la gran diferencia entre un buen líder y alguien que no lo es: no ganes discusiones, resuelve problemas”, resume.

En 2020, la gestión de Merkel al frente de la pandemia de covid fue destacada como “un modelo a seguir”. Sin alardear de sus conocimientos científicos, se rodeó de un equipo de expertos y 14 años después de su llegada al poder y cuando preparaba su retirada, el pueblo alemán reforzó su confianza en la líder.

Para el periodista Robert Brockmann, por su longevidad política, Angela Merkel ingresó a la historia, aunque más importante es su ejemplo. “Su amplitud, pluralismo, apertura y búsqueda de equilibrios, su falta de estridencias y austeridad personal en la época más turbulenta, serán imposibles de imitar en por lo menos una generación”.

 

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

“Todo lo que la relación francoalemana debe a tu compromiso, tu voluntad, a veces tu paciencia con nosotros, y tu capacidad de escucha”.    

Emmanuel Macron

 

“Su aspecto impasible refleja su sentido de análisis. Era conocida por desconfiar de los estallidos emocionales o la retórica excesiva”.

Barack Obama

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

 

“Tiene un dinamismo y una resistencia extraordinarios, así como una fuerza interior increíble que le permite  hacer avanzar una negociación”.

Christine Lagarde.

 

“Aporta juicio y decencia a la política. Cuando empieza a hablar en el Consejo  todos   escuchamos. Tiene una autoridad enorme”.

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

Mark Rutte

 

“Siempre se dice que Merkel no es una persona que se deje llevar por las emociones o la empatía. Esto no corresponde con mis   observaciones”.    

Jean-Claude Juncker.

 

ANUNCIO - SIGA ABAJO PARA SEGUIR LEYENDO

Fernando Chávez Virreira /  Periodista

Fuente: PÁGINA SIETE

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Gobierno

Las aguas convirtieron las calles en ríos e inundaron decenas de viviendas.

Culturas

El objetivo es comunicar un Gobierno de todos y un Estado con todos, además de uniformar el lenguaje comunicacional oficial.

Culturas

Representantes del Ministerio de Salud y de los médicos intensivistas del país acordaron este sábado encarar un trabajo conjunto.

Gobierno

Se realiza una capacitación al personal policial para el correcto uso de la ivermectina y otros medicamentos para luchar y prevenir esta enfermedad.

© 2021 Tendencias Noticias Bolivia. Sitio desarrollado por Creando Web Consulting.